Esqueletos divertidos en Halloween - Lo que merece la pena
17554
post-template-default,single,single-post,postid-17554,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
Cuentos para halloween que risa de huesos

Esqueletos divertidos en Halloween

 

Autor: Allan Ahlberg

Ilustrador: Janet Ahlberg

 Editorial: Kalandraka

 (Mi) Edad ideal: 3-7 años

 Resumen: tres esqueletos viven en un oscuro sótano de una oscura casa situada en una oscura calle de una oscura ciudad. Una noche salen a pasear con la intención de asustar a alguien y terminarán viviendo una divertida aventura…

 

 

Sobre lo que voy a contar…

 

 

 Opinión del cuento (visto por los ojos de un niño)

  ¿ Por qué merece la pena?

¿ A qué edad se puede leer?

 Mis trucos para leerlo

 

Opinión del cuento (visto por los ojos de un niño)

 

  • Pablo (2,5 años): ¡Mamá! ¡Canta otra vez la canción de los esqueletos!
  • Guille (6 años): Ese esqueleto parece una lagartija. Y ese el de una jirafa. ¿Cómo sabes que las canciones que cantan los esqueletos tienen esa música?
  • Mamá: Eso me lo invento Guille :-). ¡Puedes cantarlo con la música que tú quieras!
  • Pablo: Mamá, ¿a ver? (señalando mi mano) ¡Quiero ver tu hueso!
  • Mamá: jajajaja No se puede Pablo, los huesos están deeentro del cuerpo humano.
  • Pablo: Claro, como el estómago. Como las tetillas.
  • Mamá: JAJAJJAA Eso no son huesos, porque son blanditos. Los huesos son duros. Mira, como esto (codo) o estos de aquí (tobillos).
  • Pablo: Claaaaaro, no se pueden tocar nuestros huesos…
  • Mamá: Claaaaaro 🙂

 

Como ya sólo quedan 5 días para Halloween, ayer mamá nos trajo un cuento nuevo de miedo y lo leímos juntos. ¡Súper chulo! ¡aunque es de esqueletos no da nada de miedo, da risa!

Son tres esqueletos (un padre, un niño y un esqueleto perruno) que viven en un oscuro sótano de una oscura calle de una oscura ciudad.

Una noche el esqueleto mayor se rascó su calavera como pensando y se preguntó: “¿qué podemos hacer esta noche?”

El esqueleto del niño dijo: “¡Vamos a dar un paseo al chucho y asustamos a la gente!”

Y los tres esqueletos se fueron a dar un paseo al parque, por la noche. Jugaron a tirar el palo al perrito para que fuese a por él, con tan mala suerte que el esqueleto perruno se estampó contra un árbol y todos sus huesos se rompieron.

Aquí es donde empieza a ser divertido, porque los otros esqueletos intentaron juntar los huesos como en un puzzle, para volver a construir al perrito, pero hasta que lo consiguieron formaron un montón de esqueletos que no se parecían en nada al perrito. JAJAJAJA

Construyeron un esqueleto que se parecía a un dinosaurio, otro haciendo el pino, otro con la cabeza del revés…y mientras iban probando, iban cantando una canción muy graciosa que hice repetir a mamá 10 veces. No quería seguir el cuento. Todo el rato quería estar en la misma página donde cantan la canción los esqueletos.

 

cuentos halloween niños pequeños

 

Aunque sea un cuento de esqueletos, no da nada de miedo. Son muy simpáticos y ¡nos ha encantado! Guille y yo hemos hecho un dibujo de unos esqueletos. Mirad:

 

cuentos para Halloween

 

cuentos divertidos para Halloween

 

¿Por qué merece la pena?

 

  A los niños les suele atraer muchísimo Halloween, y los cuentos son un ingrediente para ir “creando ambiente de miedo”.

  Ilustraciones chulas a todo color (a pesar de que el cuento sea de noche), historia muy salada, texto acumulativo y repetitivo en fragmentos (lo que genera un cierto clima de misterio y posibilidad de interacción cuando se lo aprenden, pues ellos avanzan lo que se va a narrar), y canciones con rima.

  Recomendable para niños pequeños en nuestra biblioteca de “Halloween”.

¿A qué edad se puede leer ?

 

Perfecto para primeros lectores, buena proporción de letra (imprenta) – dibujos.

Para niños más pequeños, de unos 3 años, también está genial. En mi caso Pablo (no tiene los 3 aún) me pedía que lo contase una y otra vez y luego su hermano mayor se lo leyó otra vez.

 

Mis trucos para leerlo

 

Al principio de la historia, que comienza con un texto acumulativo y repetitivo, leerlo con voz leeenta y susurrante, voz misteriosa…

En una oscura, oscura colina,

había una oscura, oscura ciudad.

En la oscura, oscura ciudad,

había una oscura, oscura calle.

En la oscura, oscura calle,

había una oscura, oscura casa.

En la oscura, oscura casa,

había una oscura, oscura escalera.

Bajo la oscura, oscura escalera,

había un oscuro, oscuro sótano.

Y en el oscuro, oscuro sótano…

 

Jugar a imaginar de qué animales son los esqueletos que van saliendo en el cuento. No decirlos nosotros. Que sean los niños quienes lo piensen, para hacer el relato interactivo.

Aprovechar para ir repasando/aprendiendo los nombres de las partes del cuerpo (brazos, manos, muñecas, dedos, tobillos, costillas…). Y también en inglés.

Un poco antes de leer el cuento por primera vez, “preparar” la música para cantar en la parte del cuento que corresponde. Esto les encanta.

 

Janet y Allan Ahlber realizaron juntos más de 37 libros. Los dos provenían del ámbito de la docencia, lo que les permitió entender a los niños e intercambiar con los alumnos ideas e historias divertidas.

En 1979 obtuvieron la medalla Kate Greenaway en Gran Bretaña, que reconoce anualmente un libro ilustrado para niños.

 Muy chuli 🙂

QUÉ RISA DE HUESOS

 

No Comments

Post A Comment