Cuento de "Busca y Encuentra" para los más peques - Lo que merece la pena
17533
post-template-default,single,single-post,postid-17533,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-16.5,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
cuento de busca y encuentra para niños

Cuento de “Busca y Encuentra” para los más peques

 

Autor: Kirsteen Robson

Ilustrador: Kirsteen Robson

 Editorial: Usborne

 (Mi) Edad ideal: 2-8 años

 Resumen: cuento para buscar y encontrar en familia (al estilo “¿ Dónde está Wally?” pero más sencillo y de animales): buscar objetos que los animales han perdido, contar cosas… y todo lo que la imaginación permita pues las ilustraciones tienen mucho detalle y con cada lectura aparecen nuevos descubrimientos.

 

 

Sobre lo que voy a contar…

 

 

 Opinión del cuento (visto por los ojos de un niño)

  ¿ Por qué merece la pena?

¿ A qué edad se puede leer?

 Mis trucos para leerlo

 

Opinión del cuento (visto por los ojos de un niño)

 

“¡Mamá! ¡No hagas más fotos y ven a la cuentoneta a buscar al mono con careta de burro!”

Últimamente cuando estamos en “la cuentoneta” (llamado así porque es donde  leemos CUENTOs en nuestras colchonETAs), mamá se levanta y se pone a hacer fotos desde arriba. No sé para qué las querrá, ella dice que de mayor me gustará verlas. Pero ahora yo lo único que quiero es que me ayude a buscar al mono que tiene una careta de burro y no lo encuentro.

Tengo 2 años y medio y me chiflan los cuentos para buscar cosas escondidas.

Pero no buscar cosas fáciles de bebés, eso nooo, que yo ya soy mayor. Quiero buscar cosas difíciles y muy escondidas, y que mis papás y mi hermano me ayuden.

Este cuento es súper chulo porque son todo animales, ¡hay muchos! Y en cada página son los propios animales los que te dicen qué se les ha perdido, o que les ayudes a encontrar algo (te lo dicen con unas letras que hay dentro de una bolita, mamá lo llama “bocadillo”, pero no se come).

 

los mejores cuentos de busca y encuentra

Un pingüino me preguntó que dónde estaba un amigo suyo que estaba haciendo snowboard (no lo encontré, y a mamá le costó un poco ¡pero al final lo descubrió!).

Un tucán me dijo que dónde estaba una piruleta que había perdido ¡y la encontré! Me pongo muy contento cuando  encuentro algo yo solito a la primera.

Un avestruz perdió su huevo, y lo encontró Guille.

A veces me canso de buscar y entonces le digo a mamá que lo “encuentre” ella. Pero mamá me dice que me va a dar una pista. Y me dice:

“a veeeer Pablo, el pingüino que lleva prismáticos está cerca del agua, encima del pingüino que tiene el flotador amarillo”

Las pistas son muy chulas. Es como una ayuda que te dan para buscar tú solito y que el mérito del descubrimiento sea mío. Y además así he aprendido lo que es estar cerca, al lado de algo, o encima o debajo.

También con este cuento he aprendido los nombres de muchos animales que no me sabía, como “tucán” y “avestruz”, y estoy un buen rato quieto buscando, cada día aguanto más.Dice mamá que estos cuentos de “busca y encuentra” ayudan a mejorar la concentración.

Yo no sé lo que es, pero por lo visto es bueno saber estar quieto un rato haciendo una misma cosa. Cosas de mayores.

No es un cuento pequeño, es bastante grande. Aún así mis padres lo llevan cuando vamos a salir a comer fuera para que me entretenga y les deje un rato a su aire. Y no te creas, que a mi hermano Guillermo que tiene 6 años también le gusta buscar y no se aburre. Por eso sé que no es un cuento para bebés. Y a veces yo lo encuentro antes que él.

 

busca que te busca en el zoo

¡Me encanta buscar y encontrar! No solito, con mis papás

 

¿Por qué merece la pena?

 

  Perfecto para pasar un rato divertido en familia, interactuando y jugando a la vez, pues muchas veces los niños ganan a los padres en la búsqueda…

  Ilustraciones muy bonitas, ni demasiado sencillas ni demasiado complicadas.

  Este tipo de cuentos de busca y encuentra son muy buenos ayudantes para trabajar la capacidad de concentración, agudeza visual y la paciencia.

Es un cuento que permite muchas posibilidades de lectura, y siempre distintas: buscar objetos, contar cosas, aprender vocabulario…cada lectura es única.

¿A qué edad se puede leer ?

 

Se recomienda a partir de 5 años, pero yo creo que desde los 2 y medio si el niño tiene interés por los cuentos ya se puede usar.

Y quizá a niños de más de 8 años les resulte infantil y prefieran otro tipo de ilustraciones y más complicación en la búsqueda (ya recomendaré otros más adelante).

 

Mis trucos para leerlo

 

Simplemente ponernos a la altura del niño y jugar juntos, exprimiendo cada página un poquito más con cada lectura.

Si nosotros nos estamos divirtiendo buscando cosas…ellos también. Pero si estamos “distraídos” para cumplir el expediente, ellos lo notan y no se divertirán tanto. ;-p

Acabo de ver que hay otras opciones de esta colección, como “Busca que te busca en el mar o “Busca que te busca en la granja”, ya depende de los gustos del niño por los animales.

Este en concreto podéis encontrarlo como casi todo en Amazon : BUSCA QUE TE BUSCA EN EL ZOO

Espero que os guste tanto como a nosotros.

 

No Comments

Post A Comment